Día 1: Cochabamba-La Paz-Copacabana

Día 1

Domingo 27 junio de 2010

Nos levantamos temprano una mañana de junio en Cochabamba, sabiendo que nos esperaba un largo viaje que iba a estar cargado de la emoción e incertidumbre que provoca toda trevesía que se va armando sobre la marcha. Nos separaban unos 1500 Km. de nuestro destino final, el majestuoso Macchu Picchu.

Tomamos un taxi hasta el Aeropuerto Jorge Wilsterman de Cochabamba, y un poco dormidos todavía, partimos a las 6:45 hs en el avión de la empresa BOA hacia nuestro primer destino: LA PAZ.

Llegamos a El Alto (La Paz) a las 7:20 hs. El aeropuerto del Alto es, nunca mejor dicho, uno de los más altos del mundo, a 4.061 metros sobre el nivel del mar , antes habíamos tomado unas pastillas para el mal de altura también conocido como Sorojchi (en Bolivia), lo recomiendo ya que la altura suele pesar mucho en La Paz. Tal vez, la famosa frase “la pelota no dobla” que alguien dijo por los 90, esconda algo de verdad.

Salimos del Aeropuerto, siendo recibidos por una majestuosa vista del cerro Huayna Potosí (cerro joven en aymara), nevado en su cumbre, e imponente con sus 6.088 metros de altura, tomamos un Trufi (combi) por 3,80 bs desde el Aeropuerto hasta el centro de La paz (20 minutos aprox.)
Mientras nos acercábamos íbamos divisando el típico paisaje paceño, una especie de gigantesco anfiteatro, en el horizonte, de a poco comenzaba a dibujarse la silueta de su gran guardián de fondo, el cerro Illimani con sus 6.462 metros, es una imagen imborrable.

Nos bajamos en una de las principales vías de La Paz, la Av. 16 de Julio también conocida como Paseo del Prado. Para reponer fuerzas, paramos en un bar, con un par de cafés y sandwiches, en 15 minutos ya estábamos de nuevo en marcha.

Aprovechamos que estábamos cerca y pasamos por la Basílica de San Francisco y luego comenzamos a recorrer la bella y moderna Av. 16 de julio, donde se encuentra el Monumento a Cristóbal Colón, la estatua conmemorativa al Libertador de América, Gral. Simón Bolívar, entre otros monumentos. Terminamos nuestro recorrido en la Plaza Isabel La Católica, donde nos subimos a un Trufi (1,50 bolivianos) que nos llevaría frente al Cementerio, parada Plaza Tomás Katari, (15min), para seguir rumbo a Copacabana


Cada vez que venía un mini-bus la gente se abalanzaba sobre él tirando sus trastos al techo para poder embarcarse en el viaje; una imagen graciosa a la vez que bizarra, si es que uno no hubiese tenido una espera de más de 3 horas, que se fueron haciendo amenas gracias a la conversación que entablamos con una lugareña, que nos contaba que dicha desorganización era algo normal.

Llegamos a la Plaza Katari, caracterizada por ser un verdadero caos de gente que va y viene, vendedores ambulantes, y bastante desorganización por las compañías de mini-buses que realizan el trayecto La Paz-Copacabana. Si bien la información que circulaba por la web decía que había un bus cada media hora, nuestra espera se hizo bastante mas larga.

Por fin partimos rumbo a Copacabana en un mini-bus de la empresa Transporte 6 de junio (precio 20bs). Apenas comenzamos el viaje, nos percatamos de otra curiosa costumbre del lugar, a los conductores les apasiona jugar a las carreras por la carretera, de tal manera que había momentos que el chofer “creaba” su propio camino por el centro de la ruta, la cara de mi mujer palidecía de tanto en tanto. Elevábamos algún que otro grito de queja junto a otros pasajeros de tanto en tanto, pero el chofer no acusaba recibo. La misma lugareña, pasajera habitual en dichos trayectos, nos tranquilizaba diciéndonos que esto también era algo normal, aunque esta vez no podía ocultar su cara de terror.

Luego de unas 3 horas de viaje, comenzamos a divisar el Lago Titicaca y llegamos al estrecho de Tiquina listos para cruzar una pequeña porción del lago hasta San Pedro de Tiquina (precio1,50 bs.).
El cruce no dura más de 10 minutos. Es una linda experiencia cruzar esa parte del lago en una pequeña embarcación mientra se va disfrutando de las vistas mientras el mini-bus sigue nuestro mismo destino en una pequeña balsa.
Ya del otro lado y luego de algunas fotos de rigor, emprendimos el tramo final del viaje (1h 20m), donde ya podíamos apreciar el indescriptible paisaje que nos dejaba el lago en el atardecer, con su fauna autóctona que aparecía de tanto en tanto. Mientras tanto, el conductor se divertía adelantando coches al borde de la cornisa. Se escuchá alguna tímida voz de queja, aunque a estas alturas.... ya estábamos entregados.

Llegamos al pequeño pueblo de Copacabana a media tarde, averiguamos varios hostales. Hay muchos y son baratos, recuerden siempre regatear.
Nos decantamos por el Hotel La Colonia (precio regateando 35 bs por persona con desayuno incluido). El Hotel era discreto, con TV, vista al lago (estábamos en el 4º piso), en una zona excelente, a una cuadra de la Catedral de Copacabana y a tres o cuatro del Lago. En contra: el agua no estaba muy caliente, y también se extrañaba un ascensor. Pero por ese precio no se podía pedir más

Dejamos los bolsos y nos pusimos a recorrer la pintoresca Av. 6 de agosto que va hacia el Lago. Es un hermoso recorrido, lleno de tiendas con venta de artesanías, productos y tejidos autóctonos, además de bares y restoranes.

Cenamos en Café Shop de Copacabana, el menú muy barato, 20bs. , que incluía una sopa de tomate de primero, carne o trucha acompañada de arroz y ensalada de segundo, mas un postre. Me decidí por probar el pez típico del lago, la trucha……realmente deliciosa, sería mi plato de cabecera en los días que vendrían.

Luego de pasear un poco por las orillas del Lago Titicaca, volvimos a dormir al hotel para reponer fuerzas.

Precios
En esa época el cambio estaba 1 euro = 8,50 bolivianos
  • Avión: Cochabamba-La Paz: 193 bs (precio de oferta 2x1) (€ 22,70)
  • Trufi: El Alto-La Paz: 3,80 bs  (€ 0,44)
  • Trufi: La Paz-Plaza Tomás Katari: 1,50 bs (€ 0,17)
  • Mini Bus: La Paz-Copacabana: 20 bs  (€ 2,35)
  • Bote para cruzar estrecho de Tiquina: 1,50 bs  (€ 0,17)
  • Hotel: 35 bs (€ 4,11)
  • Menú: 20 bs (€ 2,35)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada